top of page

Cuándo y dónde debería utilizar feromonas para cambiar el comportamiento del perro


anxious dog looking out of a window

Las feromonas ayudan a reducir el estrés y la ansiedad en los perros. Hay muchos momentos y lugares en los que y en los que se pueden utilizar:


Ruidos fuertes: Las tormentas eléctricas, los fuegos artificiales, los ruidos de la construcción y otros sonidos fuertes pueden resultar angustiosos para muchos perros.


Separación: Quedarse solo durante períodos prolongados, especialmente si el perro tiene ansiedad por separación, puede provocar estrés y ansiedad.


Nuevos entornos: Mudarse a una nueva casa o viajar a lugares desconocidos puede causar estrés debido al cambio de entorno.


Nuevas personas o animales: las presentaciones de nuevas personas o animales, especialmente si el perro no está bien socializado, pueden ser estresantes.


Visitas al veterinario: Las citas con el veterinario, especialmente si implican procedimientos médicos, manipulación o vacunas, pueden provocar estrés.


Aseo: Algunos perros pueden encontrar estresantes los procedimientos de aseo, como baños, corte de uñas y limpieza de oídos.


Cambios de rutina: Los perros son criaturas de hábitos y los cambios repentinos en sus rutinas diarias pueden provocar estrés.


Estar restringido: Los perros pueden sentirse estresados ​​si se les sujeta o se les coloca en situaciones en las que no pueden moverse libremente.


Problemas médicos: el dolor o la incomodidad debido a condiciones médicas pueden causar estrés y ansiedad.


Confinamiento: Estar confinados en espacios pequeños, jaulas o jaulas durante períodos prolongados puede resultar angustioso para algunos perros.


Dominio o agresión de otros perros: las interacciones con perros más dominantes o agresivos pueden generar estrés, especialmente en los perros menos seguros.


Falta de socialización: los perros que no han sido socializados adecuadamente desde cachorros pueden sentirse estresados ​​en nuevas situaciones sociales.


Cambio en la dinámica familiar: Eventos como la llegada de un nuevo bebé, la mudanza de un miembro de la familia o la pérdida de un miembro de la familia (humano o mascota) pueden causar estrés.


Situaciones de miedo: Los encuentros con objetos, situaciones o personas desconocidas que provocan miedo pueden provocar estrés.


Presión de entrenamiento: Los métodos de entrenamiento duros o la presión excesiva durante las sesiones de entrenamiento pueden causar estrés en los perros.


Sobreestimulación: la información sensorial abrumadora procedente de lugares llenos de gente, mucha actividad o estímulos desconocidos puede resultar estresante.


Encuentros por primera vez con extraños, incluidas fiestas, etc.

Cambios ambientales como renovaciones en el hogar o mudanzas de muebles.

Internado o guardería

cuidados postoperatorios

Viajar en coche


Los productos UnRuffled Pets® pueden ayudar en todas estas ocasiones.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page